Chiste largo

El mono en el bar. En un café muy lejano entra un señor llevan a un pequeño mono en una correa. El señor toma asiento y pide que le traiganmono un zumo de frutas para su mono y una bebida para él, entonces el mono se toma todo su zumo de frutas y cuando se lo termina este tira su vaso por el suelo y comienza a dar vueltas por todo el bar haciendo cualquier tipo de desorden. Entonces el mono llega a una mesa de billar y ve una bola blanca, este la agarra y se la come, entonces el dueño muy enfurecido le recrimina al señor: -óigame señor, ese mono suyo es un salvaje, rompe todas las cosas y se come la bola blanca, si no hace algo lo voy a echar a patadas a usted y a ese mono-
el hombre se avergüenza por lo que sucedió y este le responde al dueño: -no se preocupe amigo, yo pagare por todos los daños ocasionados por el mono- una vez dicho esto, el señor saca de su bolsillo un fajo ancho de billetes, le paga al dueño y se retira. Al pasar una semana vuelve el mismo hombre acompañado con el mismo mono hacia el bar, entonces el señor vuelve a pedir un zumo de frutas para el mono y para él una bebida, la única diferencia fue que el mono se comportó de buena manera, se fue caminando mesa por mesa pero no rompió nada, hasta que llega a ver un helado con en cereza encima, el mono toma la cereza, la mira y se la mete en el trasero, luego lo casa y se lo come. El dueño muy indignado le recrimina al señor y este le responde: -tiene que comprenderlo, con lo mucho que le costó cagar la bola de billar, ahora primero mide los objetos en su trasero antes de comérselos-

Siguiente chiste y adivinanza

Anterior chiste y adivinanza