Chistes de buen humor

1. Era un zorrillo y un pato corriendo, ellos se caen de un sendero y quedan inconscientes, al despertarse ninguno recuerda nada y el zorrillo le dice:
• ¿Te parece si yo te describo para que recuerdes quién eres?
• Va, pero sé sincero.
• Sí, bueno tiene alas para volar y tus patas son como para nadar
• Un pato, ¡Soy un pato! Ahora me toca a mí. Tú tienes una raya en la mitad de tu cuerpo y siendo sincero ¡Apestas!
• Un trasero, ¡Soy un trasero!

Chistes de buen humor

2. Entra un hombre muy preocupado al consultorio del médico y le dice:
– Doctor hace más de dos semanas que no duermo y tampoco como ¿Qué cree que tenga?
– Hambre y sueño, hombre

Siguiente chiste y adivinanza

Anterior chiste y adivinanza