Chistes largos

1. Era una vez caperucita roja que fue a visitar a su abuelita sin saber que el lobo se la había comido, entonces ella entra a la habitación y ve a su abuelita que está durmiendo con la Chistes largossabana cubriéndole todo el cuerpo, entonces ella le pregunta:
-¿abuelita estas bien?. La abuela se destapa la cara y le responde:
-así es hijita, no te preocupes. Caperucita ve fijamente a la abuela y le dice:
-abuelita, que ojos tan grandes tienes. Y la abuelita le responde:
-son para verte mejor hijita. Y nuevamente caperucita le dice:
-abuelita, que orejas tan grandes tienes.
-son para escucharte mejor.
-abuelita, abuelita, que nariz tan grande tienes.
-son para poder olerte mejor hijita.
-abuelita, que boca tan grande tienes. Y la abuelita cansada de sus preguntas le dice:
-¿has venido a visitarme o a criticarme?

2. Esta es la historia de un abuelo que falleció a los 95 años, el nieto se dirige a darle el pésame a la abuela de solo 90 años de edad pero este la encuentra llorando muy desconsolada, entonces la abraza y la consuela. Después de un rato de estar abrazados, la abuela se calma y este le pregunta:
-abuela ¿Cómo murió el abuelo?
-fue mientras hacíamos el amor. Le confianza en el oído a su nieto. El joven le dice a su abuelo que las personas de mayor edad como las suyas no deberían tener sexo, entonces la abuela le responde:
-lo se hijo, por eso solo lo hacíamos los domingos al compás de las campanas de la iglesia, “ding” para meter y “dong” para sacar. Todo iba con tranquilidad y normalidad.
-y entonces que paso abuela. Le pregunto su nieto.
-¡hay hijo! lo que sucedió es que un heladero paso haciendo sonar rápidamente sus campanadas.

Siguiente chiste y adivinanza

Anterior chiste y adivinanza