Un chiste malo

Una vez en un consultorio de un doctor muy famoso en su ciudad, estaba esperando a que lleguen susUn chiste malo pacientes cuando de repente se oye su timbre que hace “riiiiing”, “riiiiiiiiing”, entonces el doctor va a atender a su cliente y lo invita a pasar diciéndole:

-adelante señor, tome asiento. Ahora dígame, ¿en que lo puedo ayudar? Y el señor muy nervioso le dice: doctor mi esposa estará a punto de dar a luz en algunas semanas más y estoy muy nervioso, no sé cómo tomar esa situación realmente, siento que me falta el aire y a veces me desmayo por cualquier lado de la casa. entonces el doctor se pone de pie y le trae una tasa con agua y una aspirina, se la da y le dice:
-¿es su primer hijo?
y el señor responde:
-no, soy su marido.

Siguiente chiste y adivinanza

Anterior chiste y adivinanza